lunes, 10 de julio de 2017

y nunca supe nada de tu rumbo infeliz


Y es tu voz, pequeña y triste,
la del día en que dijiste:
"Ya no hay nada entre los
dos...







Dijiste que enloqueci
y estas en lo correcto
perdi la razón cuando te fuiste
no tenia motivos para conservarla,
tener razón en todo
servia para impresionarte
cuando me abandonaste
no tuvo sentido retenerla
se la di a los científicos
se la di a las palomas que comen pan en la plaza
le di la razón al cura, al rabi, al pastor 
le di la rozan al demente que pide monedas
estabas en lo correcto también,
cuando dijiste que necesitaba ayuda
tal vez todos estemos un poco locos
tal vez todos necesitemos que alguien nos ayude,
pero yo nunca aprendí
a pedirla

Perdi la razón cuando te fuiste
inconsciente de mi perdida,
me crei sano y fuerte para afrontarlo todo
hasta me olvide de ti
Montruos como nosotros
se cogen y devoran en el laberinto,
nunca pudimos mirarnos
sin arrancarnos lo ojos
nunca pude agarrar la rosa
sin apretarla fuerte contra mi pecho
sin que me sangren las manos
nunca  pudimos revolcarnos 
sin arrancarnos la piel
Ahora que coso mi herida
mientras te reís a carcajadas
y limpias mi sangre del suelo
Ahora que tejes los planes del futuro
sabiendo que el tobogan del romance
que sube y baja,
nunca va a detenerse.
(odiaste la planicie que fue tu vida
en mi ausencia)
ahora que tatuas tu vientre
escribiendo con baba
-nunca podremos amar sin destruinos-
justo ahora que sabemos:
nuestro amor, nunca sera:
nuestro.