lunes, 9 de mayo de 2016

Ruta 63. Km 20 - Verano 2014







Pobre es el que no tiene sueños.
El campo de soja
no da jinetes, ni palladores
algunos hablan del gaucho
y hacen mojar los pañuelos
pero cuando uno anda caminando
 solo y turro con su guitarra
por el paisanaje
se empeñan en darle muerte.
Triste,
como gasolineras abandonadas
al costau de las rutas
que dejamos atrás
Te cuento,
enjaularon a nuestros próceres
para mantenerlos a resguardo de los malandras
después enrejaron la plaza,
nos dejaron afuera,
por ultimo privatizaron la calesita.
Los callejones ya no son para los enamorados.
Si vos vivieras!
las cosas que hay que ver hermano!
El alternador se rompe en la ruta
la oscura noche  llega devorándolo todo
Me refugio usurpando la tapera que levantaste con tus manos,
eslabón perdido de la tradición.
Sé que ahora estas mejor
ya no tenes el fastidio
de tener que huirle a la mísera muerte.
El cielo si inunda de estrellas
la fatídica luna se refracta en el horizonte de girasoles
Voy improvisando, amansando la guitarra, unas coplas
con el estómago aullando
de solo un embutido y mates amargos
dormí en tu cama, la de los elásticos vencidos, esa noche
Solitario testigo de los culos que soñamos.