lunes, 25 de abril de 2016

Paula








Ella tiene pinta de levantarse de buen humor
cantar frente al espejo y
bailar mientras se lava los dientes.
No tiene más de 25 años
se recibió hace uno
hizo la carrera en tiempo record
me miro como a un infradotado
cuando le dije que todavía me faltan un par de materias,
igualmente elogio mis conocimientos
cuando evidencie uno errores de los colegas
Me cuenta, mientras me muestra fotos de sus vacaciones
 en Miami, París y  Ámsterdam,
que nunca aprendió a matar el tiempo
termino el colegio
se puso de novia enseguida
empezó la carrera
se recibió
y ahora trabaja acá.
No tiene hobbies,
no le gusta la literatura
ni los deportes
ni nada.
Por la tarde fuimos al servicio de infectologia
a buscar los exámenes complementarios de un paciente
Sonrió y abrió los ojos grandes
Cuando tome unos preservativos y sonrriendole  los metí en mi bolsillo
No te ilusiones – dijo.
Quiere ser cirujana
como su abuelo
quizás ese sea su único sueño
y va por ello.
Las horas en la guardia son largas y aburridas
El milico que cuida la entrada duerme en una camilla
El perro pulgoso ladra, en la vereda
a los espíritus que se alejan.
Brillan las luces rojas de la ambulancia
La avenida vacía
solo unos paqueros vagabundean por la avenida Varela.
Los internados están dopados
estables,
quedamos solos.
Me cuenta mientras me besa, que su novio
está cursando el segundo año de residencia
para terapia intensiva en el hospital Álvarez.
No es traición si no hay penetración
dice mientras me masturba
mis dedos tactan como se lubrica su vagina
el pulso se acelera.
Eso es lo que hacemos,
es lo que hacen todos los jóvenes médicos
en las frías, solitarias noches de guardia
Matar el tiempo
Hacer el amor para ahuyentar la muerte.
Mira fijo mis ojos mientras lame el glande
Y sé que no está aquí conmigo
La siento lejana, distante
Lo hace mecánicamente
No siente nada,
no le importa si estoy gozando o aburriéndome.
Solo se trata de hacer algo
Le da lo mismo cualquier cosa
Si estaríamos jugando cartas tendría el mismo entusiasmo
Seguramente no ame a su novio
Él lo debe saber y no le importa.
 Porque es un cornudo obsesivo,
 Sin sentimientos, como ella.
Cede, se baja el pantalón del ambo
Y corre apenas su tanga
La penetro rápidamente
Le doy duro a la cosa
La trabajo bien
buscando alguna reacción en su cara
algún indicio de satisfacción
Esta vacía, ausente
El placer es egoísta
No sé si le gusta, si lo estoy haciendo bien
Terminamos
prende un cigarro y se acerca a la ventana
Afueran se escuchan las sirenas de la policía
A las 4 am  suena el ring ring del teléfono
del cuarto de descanso en el que nos encontramos
La enfermera avisa
 Que vienen cuatro heridos de bala
Hora de dejar de perder el tiempo y trabajar.

Ella hace guardias de 24 horas los jueves