lunes, 16 de noviembre de 2015

Aghatoshi (El tiempo en que fuimos felices y no nos dimos cuenta)










La primera vez que oí de Aghatoshi  Misha Brook San fue casi por casualidad. Ana me conto de sus bondades un día que enfurecí con el vecino del departamento, porque siempre me robaba el suplemento deportivo del clarín, de los domingos. Todas las noches que dormimos juntos antes de caer en el profundo sueño le pedía a Anita que  me cuente de la filosofía relajante de Aghatoshi San.
A Ana la conocí de pura suerte, como sucede con las mejores cosas de la vida, fue fruto de la casualidad. Cuando ella iba a trabajar tipo 15 hs yo salía a pasear el perro y nos cruzábamos. Un día le dije que capaz con natación y unas sesiones quiropraxis podía correguirse. Qué cosa? me dijo. Tu cuello respondí. Nos presentamos y me dijo que la desviación de su cuello se debía una vértebra malformada. Como en ese entonces y hasta ahora me dedicaba a hacer masajes le ofrecí mis servicios. Se la notaba muy contracturada.
Accedió y venia todos los días 14 30 antes de salir a su trabajo. Como me negaba a cobrarle ella  me traía un pastel que amasaba con sus propias manos,  a veces de manzana, algunas veces de ricota. Los pasteles se fueron acumulando y mi diámetro abdominal fue in crescendo. Vendía los pasteles a los clientes que venían a casa, los repartía en la clínica o los regalaba a los menos afortunados. Me gustaba masajear su cuello, sentir el crack crack al descontracturar sus músculos supraespinos, ver sus pezones puntiagudos a través de la camisa.
Haciendo un poco de anamnesis descubrí que trabajaba como traductora en una editorial. Las más de ocho horas sentada frente a la computadora era lo que causaba sus malestares. Le recomendé cambiar de trabajo o hacer natación. Dijo que tenía muchas ganas de cambiar pero ni las clases de mindfulness ni las clases de yoga que daba, alcanzaban para pagar el alquiler. Por eso se veía obligada a traducir. Ana era de descendencia polaca , sabía muy bien hablar el ruso y el alemán .Trabajaba transcribiendo al español la obra de Heidegger.
Ya que el trabajo era lo que la contracturaba decidimos cambiar el horario de nuestras sesiones de quiropraxia. Venía a mi casa después de las 23 cuando volvía del trabajo y le hacia los masajes. A veces llegaba cuando  yo estaba cocinando, entonces se quedaba a comer. Algunas noches ella traía comida rápida  (empanadas, piza o sushi) y cenábamos. De a poco se fue quedando un ratito más cada vez, después de los masajes se quedaba a terminar de ver la película que pasaban por el trece  o buscábamos algún documental en netflix. Algunas noches nos tomábamos un vino o fumábamos marihuana en el balcón.
A veces hacíamos el amor, ojo no todas las noches, capaz 2 o 3 de las 5 o 6 veces que venía a la semana. La cuestión que se fue haciendo rutinaria la cosa y cuando menos me di cuenta Anita ya  había instalado en mi apartamento un cepillo de dientes, luego dejo unas toallas y siguio conquistando un cajon en mi armario.  Convivimos nueve largos meses. A la semana dejo el trabajo de traductora, total ya no tenía que pagar alquiler. Se dedicó de lleno a dar clases de Pilates y dar clases grupales de Mindfulness en las plazas de Palermo, de Recoleta o en algún gimnasio que alquilaba para la ocasión.
Estaba menos contracturada y sonreia mas.
Ella estaba todo el día afuera y yo podía atender a mis contracturados pacientes en casa.
El domingo que vi al vecino secuestrando el suplemento deportivo del clarín que me correspondía estalle en furia, Ana me freno y me dio una charla de paz según Aghatoshi San que me reconforto. Todas las noches después de echar un polvo le pedía que me cuente más sobre la filosofía Zen de Aghatoshi y ella me hablaba y me hablaba hasta que el  pesado sueño lograba poseerme.
Viéndolo en perspectiva creo que fuimos muy felices. Por ahí si me hubieran preguntado en ese entonces, si era feliz, hubiese contestado que no. Pero hoy, lejos en la distancia y en el tiempo creo que sí, éramos felices y no nos dimos cuenta.
 Un día, lo recuerdo perfectamente, mientras las ultimas hojas del otoño caían y tomábamos unos mates amargos al costado del lago artificial de parque centenario  me dijo que estaba confundida, que se enamoró de un personal trainer que entrenaba en el mismo gimnasio en el que ella trabajaba. Luego se mudó a lo de sus padres en el bajo Belgrano. Nos despedimos sin rencor. Nunca más la volví a ver.
Los años pasaron. El mundo siguió girando y como pasan las cosas (sin demasiado sentido) La rutina volvió a su curso natural. La soledad fue apresándome y volví a ser un tipo sombrío. La filosofía de Aghatoshi se perdió en el laberinto de mi memoria hasta el día  en que vi un recorte en el  diario:

Aghatoshi Misha Brook San
En Argentina
Reserve su boleto
Vacantes personalizadas limitadas

No sé qué oscura intención me arrastro hasta allí pero fui. Tal vez buscaba desesperadamente un sentido a mi vida. Primero googlee un poco sobre aghatoshi, no encontré nada. En la web muchos bloggers hacían comentarios sobre sus enseñanzas, al parecer aghatoshi nunca escribió un libro, ni salió en fotos , ni entrevistas ni nada. Era un completo misterio.
Aghatoshi era una rencarnación de Krishna poco o nada conocida, un buda que pasa por la tierra indiferente.
No sabía con qué me encontraría así que fui a la hora y al lugar señalado por teléfono sin esperar nada.
Era un pequeño departamento en Palermo, una china constato mi reservación, me cobro los 800 dolares y me llevo a una pequeña sala de espera.
En esa habitación había cuatro hombres, un gordo calvo que parecía bastante deprimido, un tipo de traje y bigote, un cura y un joven pelado con una extraña mirada y  un vestido naranja de hare krisnaa.
Frente a nosotros una mesita de luz con un florero.
Mire la hora eran las 5 había llegado a tiempo, Los cuatro tipos miraban el suelo en silencio. Quise intentar establecer una conversación pero me hicieron callar y me señalaron un retrato que decía “aguarde en silencio, dios lo ama”
Mire el reloj habían transcurrido veinticinco minutos de espera. Supuse que esperábamos la llegada de alguien más, pero nadie más apareció  Quería interpelar a la china de la entrada pero desde la habitación de espera no llegaba a verla. Me aburría como una ostra, saque mi celular y me puse a jugar  al ajedrez. Los cuatro tipos me miraron como si estaría cometiendo una gravísima falta. No sé de dónde pero a los tres segundos que saque el celular de mi bolsillo, la china de la puerta apareció, me lo manoteo y lo tiro a un tacho de basura que estaba en un rincón.

Las cosas estaban muy claras en el aviso del diario – dijo – nada de celulares, nadie puede grabar ni filmar a Aghatoshi Misha Brook. Me disculpe pero ya era tarde, realmente no lo sabía-dije.
La secretaria  china desapareció por donde entro, llevándose mi celular dijo que me lo devolvería al salir y que agradezca que no me saco a patadas ninjas en el culo, del lugar.

Estuvimos 35 minutos más en silencio esperando en esa habitación.
A las 18 hs puntual la china reapareció
-          Soy Valeria Lee secretaria personal de Aghatoshi Misha Brook san, hace 20 años la acompaño en sus giras y soy su traductora. Como ustedes saben Misha es la reencarnación de Krishna nació hace 80 años en serbia y aun continua dando luz a todos los que como ustedes buscan la verdad, la paz y la libertad del espiritu.

Detrás de nosotros se abrió una puerta y apareció una escultural pelirroja de 25 años con un vestido blanco pegado al cuerpo que dejaba traslucir sus pezones. Los tipos se arrodillaron a alabarla. Seguí sentado sin entender nada. Al parecer esa pelirroja que de serbia no tenía nada, era la reencarnación de  krishna y tenía 80 años.
Misha empezó a hablar en un idioma del cual no llegue a reconocer ni una palabra, por suerte la secretaria china (Valeria) empezó a traducir.
Voy a contestarles una pregunta a cada uno y luego es voy a decir lo que quieren escuchar. Esto se termina cuando quieran  pueden retirarse cuando lo crean necesario. Todo este tiempo de espera, en el cual estuvieron meditando sobre la flor que está en esta mesita de luz, estuve leyendo sus mentes. No hace falta que me formulen pregunta alguna yo ya la sé.

Recién en ese momento comprendí que toda aquella hora no fue una espera, sino que debíamos haber estado meditando sobre la rosa.

Aghatoshi San miro al cura y dijo:
         No existe dios acéptelo de una vez y hágase cargo de vida. Si realiza las maniobras adecuadas todo lo podrá. hasta San Lorenzo puede ganar un libertadores. Usted podrá ser el primer ministro del fin del mundo. Esto se termina cuando quieran, puede retirarse cuando lo crea necesario
El cura se levantó y se fue reflexionando por lo bajo.

Luego miro al gordo calvo y dijo:
       Lo suyo no tiene solución prepárese para la muerte. su adiccion a los video juegos y la cocaina lo destruirá. Esto se termina cuando quieran  puede retirarse en cualquier momento. El gordo se levantó del sillón y a paso lento salió llorando

Miro al tipo de traje y dijo:
      No importa con cual partido político vaya a boleta, usted Ganara. Pero nunca conquistara el amor de su padre . Es tiempo que busque un equipo honesto, tiene que cambiar, hay que cambiar, cambiemos. Esto se termina cuando quieran. Puede retirarse en cualquier momento pero se que no lo hará.
El tipo de traje se peinó el bigote con la mano y prendió un cigarro, siguió sentado.

Se dirigió al joven pelado de extraña mirada que tenía un vestidito naranja
       Tus padres no deben seguir manteniéndote, búscate un trabajo y múdate. Si quieres formar una familia, vístete como hombre no con esos vestidos de mujer. Esto se termina cuando quieran. Puede retirarse en cualquier momento pero no lo hará.
El pelado se quedó sonriendo como si hubiera obtenido la respuesta a lo que buscaba.

Llegaba mi turno. No tenía ninguna pregunta que hacerle, estaba ahí de pura casualidad. Toda la hora que estuvimos ahí esperando al pedo no había meditado un carajo (y creo que los otros cuatro tipos tampoco) es mas no sabía ni de qué color era la rosa que estaba en el florero. No había prestado atención.

Aghatoshi San me miro y dijo:
       Si tiene suficiente paciencia obtendrá lo que espera.  Esto se termina cuando usted quiera. Puede retirarse en cualquier momento pero no lo hará.
Quede boquiabierto,  si tenía suficiente paciencia obtendría lo que fui a buscar. La cuestión es que yo no buscaba nada.

En ese momento Valeria trajo una silla y Aghatoshi se sentó.  La secretaria nos sirvió una taza de un extraño y amargo té a los tres que nos quedamos, el tipo de traje y bigotes , el  joven pelado y yo. Aghatoshi empezó a hablar y Valeria traducía entre bostezos (como si ya hubiera escuchado lo mismo mil veces)

A los cinco minutos de parla el pelado se fue sonriendo.
El tipo de traje y bigote se quedó prendió otro cigarro y después a los 15 minutos también se fue.

Me di cuenta que ninguno de los dos había estado prestando atención a lo que decía aghatoshi. Ellos estaban ensimismados pensando en la respuesta que ella les había dado, pensando en cómo seguir sus vidas.
No recuerdo mucho lo que decía, un poco me hacia el pensativo y otro poco también estaba analizando la respuesta que me dio. La china iba traduciendo:

Desde los 18 años soy la putita de papa al principio me daba asco pero ahora disfrutomi madre descubrió mi tendencia lesbianame case tengo un hijo siendo lesbiana, lo hice por mi familia, ahora estoy separadami hermana y yo descubrimos nuestra tendencia lésbica desde pequeñas al dormir juntassabemos que es un amor incestuoso pero gozamos mucho en cualquier rincón de la casa.pasamos de los hombres con nuestros penes y consoladoresme gusta compartir polla y semen con mi madreVero y yo cuando vamos hacer el amor empezamos igual con suaves caricias y besos pero terminamos violentamenteme gusta preparar la polla que me sodomizara en varias posiciones y verterá su leche en mi cara me encanta que Vero me mordisque los pezones y me coma el coñomi primer trio también fue forzado por una amiga mía pero hemos repetido los tres ... mi hijo me folla mejor que su padrea mi marido le gusta mirar como sus amigos me follanme gusta que me sodomicen mientras otro me follame gusta ser azotada y que torturen mis pechos por una mujer mientas me recompense sexualmentemi mama me enseño a chupar pollas con mi padrea mi también me gusta probar la polla de mi hermano, como me folla y trata a mis tetaslo mejor es cuando me sodomiza después de chuparle la polla y pajearle con mis tetasse que soy el mejor regalo sexual para mi hermano y me gusta sentir su leche caliente en mi cuerpome gusta como me folla mi hermano me gusta que otras mujeres saquen leche de mis tetas y me la den a beberel colmo de mi éxtasis sexual es tener a tres tíos que me besen y me follenme gusta que me sodomicenestoy enamorada de mi hermano pero nuestro padre nos hace chantaje y tengo que compartirlomi madre y yo hemos compartido muchas pollas a la veztambién mi hijo estaba enamorado de mí y nos convertimos en amantescada día me espera para tener sexo conmigo y en verdad es muy bueno  tengo asumido que soy su amantetengo un hermano que me satisface en los malos momentosy soy la amante de mi padresoy la muñeca de papa y me folla muy bienmi padre además de follarme me chupaba la leche de mis tetas cando estaba embarazadatambién mi hijo y yo nos entendemos muy bien sexualmentetoda mi familia es incestuosase que soy el oscuro objeto del deseo de los machos de mi casa y yo me dejo hacerme gusta que me follen los hombres de mi familia: padre, hermanos, tíos y primospero lo que mas me gusta es que me sodomicenmis padres me iniciaron en el mundo del sexo ya que la primera polla que me comími hijo y yo decidimos vivir como pareja estable ya me follaba cada díamis amigas y yo nos gusta el sexo lésbico acompañadas de un tío que nos folle     mi mayor placer es ser torturada por mujeres y darles placer sexualme gusta ser torturada por una mujer siempre que me recompense sexualmentepara que mi padre obtuviera el ultimo orgasmo de su vida mi madre quiso que follara con elNo pare hasta que conseguí ser follada por mi hermano ahora cada vez que me ve quiere hacerlonuestra madre nos obligó a mi hermano y a mí, a follar en su presenciami hermano me enseñó todas las formas de obtener placer sexual desde que descubrí la follada anal obligo a mis amantes a sodomizarmemis amantes tienen que estar encadenados como esclavos para follarmeyo he hecho tríos en los que he compartido padre e hijo a la vezsiempre he estado al lado de mi padre en las buenas y malas situaciones ahora ocupo el lugar de el en mi familia.

Después de decir todas esas barbaridades que aproximadamente duro una hora Valeria la traductora china se sentó. Los tres nos quedamos en silencio como 3 angustiantes minutos. Aghatoshi  y Valeria cruzaron unas miradas, luego dijo:
-          que sabes hacer tu?
-          soy masajista
-          Aghatoshi quiere probarte

Corrió el florero y se acostó en la mesita de luz. Empecé a darle masajes. Primero le trabaje el cuello, definitivamente no tenía 80 años. Era una pendeja pelirroja de 25 años o la meditación la mantenía muy bien. Estuve largo rato haciéndole masajes mientras veía allá en la entrada a Valeria contar el dinero, chequear la agenda.
Seguí masajeando la espalda baja y le saque el vestido. Aghatoshi misha brook estaba como en un estado de meditación profunda. No se inmuto cuando le saque el vestido blanco que tenía. Quedo desnuda frente a mí y pude ver toda su anatomía mientras masajeaba sus glúteos. Su cuerpo era atletico. Valeria se acercó - Esto se termina cuando usted quiera. Puede retirarse en cualquier momento – dijo, luego escuche la puerta de la calle cerrarse al marcharse. Seguí masajeando el cuerpo de Misha san. Me sentí completamente excitado, luego hicimos el amor. Aunque decir hicimos es mucho porque en realidad Aghatoshi nunca se inmuto ni emitió sonido alguno. Hice todo el trabajo solo. Al acabar me limpie con su vestido, ella siguió estática, dura sobre la camilla. Al salir robe la rosa del florero, prendí un cigarro  y me fui.

Tuve paciencia y obtuve lo que quería, me cogí una hermosa pelirroja. Me salió 800 dólares que en esa época era una fortuna y supuestamente obtuve lo que quería

Aproximadamente 10  años pasaron, la larga sonrisa de todos esos años se fue desvaneciendo.

Hace poco,  recién,  el otro día me trajeron una carta certificada de Oca.
Una extraña manera de mirar había en el cartero. Lo reconocí inmediatamente, era el ex  joven pelado hare krishna. Tuvimos una pequeña conversación.
- Como nos cago Aghatoshi que va ser esa pelirroja puta la rencarnación de vishnu
- he? me dijo.
Estuve largo rato explicándole  la situación, él decía no entender, no saber nada. me dijo que yo lo confundía con alguien mas  y que estaba apurado y debía irse.
-Oiga no sea canalla- le dije - esa mirada de borrego jamas podría olvidarla en mi vida, converse conmigo ¿que quiere?
-Deme cincuenta pesos y charlo 15 minutos
 Saque un billete del bolsillo, me miro consternado dándose cuenta de que podría haber pedido mas dinero. Mientras preparaba café charlamos un poco.

Luego comprendí el infortunio.
Según él aquella noche no había ninguna pelirroja sino una viejecita de rasgos orientales . Y según él había escuchado completamente otra cosa de lo que yo había oído.

El tipo de traje y bigote que aghatoshi trato de politico gano para intendente de la ciudad de Buenos Aires era Mauricio Macri lo reconocí ni bien asumió y fui a hablar con él. Me recibió en la legislatura porteña y  dijo exactamente lo mismo que el pelado.

El cura de aquella noche supe que fue ministro de fe en Lujan y estuvo nominado para ser papa pero no gano, años después cuando Ratzinger renuncio a su puesto asumió como papa y cambio su nombre a Francisco.

El gordo deprimido lo vi en la tele, dando un discurso  en la cancha de Racing.  Sé que es el hijo de una pareja política importante de Rio Gallegos

Al parecer cada uno escucho,  vio y experimento algo distinto.

Al gordo, al político y al cura la visita de Aghatoshi de alguna manera los ayudo a ser exitosos.
El pelado que en ese entonces era un hare krisnaa mantenido por sus padres ahora era un cartero padre de familia. De alguna manera el tambien triunfo.
Dijo que la visita de Aghatoshi fue de vital importancia para el transcurso de su vida.

Yo seguía en la incertidumbre,

Es un misterio para mí, lo que definitivamente sucedió esa noche. Solo las cinco personas que estuvimos allí lo sabemos. Pero cada uno tiene una verdad diferente, una interpretación distinta.

Nunca más volvió Aghatoshi Misha Brook San a la Argentina.  Tampoco encontré recortes en los diarios ni noticias en internet de su visita.

Aun no se si su visita resulto beneficiosa, danina o irrelevante para el transcurso de mi historia.

A todo lo intangible se le llama espiritualidad. Debo confesar que algunas noches me siento reconfortado al pensar que la vida sigue siendo un misterio,  Algunas noches, sueño que recuesto mi cabeza en el vientre de Ana y mientras ella me cuenta enseñanzas zen de Agatoshi yo lloro y le ruego que sea mi madre y mi amante.

Sigue siendo una mujer que amo.










Nota de voz 17