martes, 22 de septiembre de 2015

Despedida

Podría decirte los versos más pelotudos esta noche
O tal vez callar.
Cielo abierto en la noche negra
Constipación de ideas
No soy heraldo de buenos pensamientos
Quise hacer revoluciones sin disparar ni un solo tiro
Y fracase
Es imposible, lo sé.
Quemaría todos mis libros
Rompería todos mis vinilos
Destruiría todas las radios y  televisores
Solo por demostrar que:
No tengo verdad ninguna que revelar
Ni soy poseedor de un mensaje esperanzado
Busque el amor y la verdad en los caminos más inhóspitos
Jamás los halle.
Las pocas veces que pude  vislumbrarlos,
Sentir apenas su presencia
Me fueron dados
Sin dejar rastro de donde venían,
Ni estela para perseguir donde fueron
Sospecho que no existe verdad absoluta
Ni eso puedo confirmar.

La única libertad es poder elegir
Voy a repetirlo de nuevo
La única libertad es poder elegir
No lo olvide.

El tiempo también nos ha sido dado
El pasado depresivo
El futuro ansioso
Todo es hoy,
Siempre es presente.
Y se nos acaba
Un día el presente dejara de encontrarnos
Y seremos parte del todo
O parte de nada
Que es lo mismo
Seremos polvo en el viento
Seremos la historia que otro contara.
¿Que hemos hecho?
Mal o bien
todo lo acontecido será inútil.

Solo abra una tumba gris
Un epitafio que diga
" Le hincharon las pelotas”

El precio de la libertad es la soledad
No me llame compañero
Aun no he compartido el pan 
Ni se si se sentaría en mi mesa
No obstante
Transitamos este sendero juntos
Lo hemos desandado, deconstruido
Todo este sendero sinuoso del espacio tiempo
Vaya que ha sido un viaje maravilloso!
Fue un gusto sentirte junto a mi lado
Recordar anécdotas
Compartir penas
Espero haber podido  hacer florecer una sonrisa
O arrancado alguna lagrima,
Querido lector.

No tengo más nada de que orgullecerme
De todo lo acaecido, tengo vergüenza
Pido perdón
Por no haber sido más inteligente
Por haber jugado mal las cartas
Por ser mediocre
Por haber mentido
Por no haber arriesgado más
Perdón por estos versos cobardes
Que más que nada son una despedida
Un abrazo fuerte bajo la lluvia en la trinchera
Un paso final más
hacia la tranquera
De esta absurda vida
Se ha terminado la tregua
Es hora de salir a la batalla,
otra vez.

NO TENGAMOS MIEDO