martes, 21 de julio de 2015

NUNCA ME DROGE CON VOS

Nunca vi tus ojos inyectados
nunca nos reímos como si fuéramos a morir
nunca me contaste tu infancia
ni lloramos juntos
Nunca leímos a Cortazar,
mientras fumamos bajo un paraguas.
Nunca miramos las estrellas
hasta adormecer.
Nunca bailamos cumbias sabrosas
ni tangos fatales.

Espere mucho tiempo una estrella fugaz
para pedir un deseo.
y la noche que al fin la vi
me sorprendió tan ocupado
que no llegue a pedir nada.

Nunca pensamos juntos el fin del mundo
Ni debatimos si es mejor Sábato o Borges
Nunca nos dimos demasiado en serio
No tomamos mates fríos frente al rio
Ni hicimos un viaje largo juntos.

Nunca discutimos a muerte cosas inútiles
Nunca zapamos utopías
No buscamos verdades fundantes
ni nos detuvimos a debatir el futuro de la humanidad

Nunca te vi enloquecer
perder la cordura
nunca un ataque psicótico
nunca nada

Lo que más lamento
(aparte de los brounies de chocolate)
es que si pudiera pedir un deseo
- tal vez sería místico-
volver el tiempo atrás
cuando hacías eso
que tanto nos gustaba hacer

y nunca compartimos.