lunes, 16 de marzo de 2015

Total entrega




Vos sabes incluso cuando no hablo vos,
hablo de vos.
Me van a perseguir siempre tus ojos
Porque cuando los tuve aquí, los deje escapar.

Como hacer mío este lugar, que antes era nuestro
si estas presente en cada rincón de la habitación
en el perfume de la tierra mojada que cada madrugada entra por la ventana,
en el susurro del viento.
Con esa total entrega
(No se guardó nada para otra vez, que acaso será nunca)
lo dio todo, hasta desmaterializarse.
Todavía te amo como si te odiara
Todo es un ir hacia donde no hay donde
No hay razones para seguir
Ni hay razones para quedarse.
He sido muy miserable
No te digo Adiós, te lo dije antes cuando significaba algo

Sigo siendo afortunado, pude no tener nada bueno que recordar
Ha sido un gusto tenerte, la vida es un bar
Brindemos por eso