lunes, 2 de septiembre de 2013

Silencio



En la pantalla apareció el tipito de android con un signo de interrogación
y decía error de sistema. 
Alguien me sugirió que lo lleve al local de celulares a arreglar -tenes tiempo
todavía esta abierto. 
Yo lo voy arreglar dije:   lo estampe contra la pared, después lo pise. Lo levante y lo revolee contra la otra pared (la del fondo) , la pantalla  estallo en mil pedazos. 
Lo agarre y apreté  hasta que mi mano sangro y el aparato se quebró en dos.  Quise rescatar el chip pero ya era tarde (también se había quebrado en dos). 
Lamento los contactos de viejos amigos que ya no recuperare. Un vídeo en el cual estaba cantando el tango "uno" con un viejo una mañana de resaca. 
Lamento la foto con mi amada que estaba allí cuando los tiempos eran felices. Lo lamento mas ahora que ya no esta aquí y los tiempos no son felices.
Pero esto no fue repentino, no. No fue un exabrupto en el vertiginoso ápice del presente. 
Quizás en algún laberinto recóndito del inconsciente todo esto ya estuvo premeditado. 
 El aparato venia fallando hace tiempo, pero tampoco fue eso.
Compre tres cargadores en dos meses , pero eso tampoco me molesto demasiado
Tal vez fue que me canse, de andar contestando pavadas a gente que no me interesa.
Mensajes sin sentido interrumpiendo momentos de reflexión. Mensajes inesperados en momentos inoportunos.
 Me canse de hablar con gente que solo me habla porque necesita algo, porque pretende sacar alguna vil ventaja.
Me canse de que me encuentren todo el tiempo. De no poder estar en ningún lugar (todos pueden hoy localizarte fácil) De no poder escapar. (ya nunca uno esta solo)
De tener que justificarme ¿porque no contestas? ¿donde estabas? ¿estas llegando? ¿que haces?
Cansado de que con un mensaje ya te comprometan a algo, sin esperar tu respuesta. 
Cansado de que te cancelen 15 minutos antes por mensaje y después digan : te avise que no iba a poder ¿no te llego mi mensaje? si me llego pero yo ya estaba acá la puta que te pario.  Parece que ya nadie tiene palabra ("palabra" entendida como: responsabilidad)
Pero tal vez no fue la parte activa lo que me impulso a tal destrucción, sino mas bien los "no llamados" las "no respuestas " los silencios  porque de los mas de 100 contactos solo hay tres que me interesan y son tres con los que no hablo. Aunque nunca hallamos acordado nada, hay un pacto de silencio con esos tres. Son los que están "por si pasa algo"
Son los que me encantaría hablar sinceramente , los que me encantaría volver a encontrar. Son con los que quedo algo sin decir, una disculpa por pronunciar, un capitulo por cerrar.
Y sin embargo caímos en el perverso circulo del silencio que no beneficia a nadie, porque si los cruzo (porque existen las casualidades) siguen con sus rollos, sus enojos, sus  caprichos, sus reproches por no haber podido ser yo quien ellos creían o querían que fuera. En definitiva ¿que esperaban de mi?
 El estúpido orgullo de saber que estas ahí, pero voy a hacer de cuenta que ya no existís.
Nunca vas a saber cuanto me haces falta.
Esos tres que estaban ahí para nunca hablar ni se van a dar cuenta de que ese numero no soy mas yo.
De que ya no soy ningún numero.

No intenten buscarme, no lo van lograr encontrarme
ahora puedo estar  en ningún lugar, sin tener que justificarme ante nadie.
Ahora soy el dueño de mi silencio
Ahora disfruto la libertad (me ocupo de mi)
No dependo de ningún estimulo externo. Ya no hay otros,
Nunca los hubo.