miércoles, 14 de agosto de 2013

Le résistance

En esta tarea lo primordial es negarse. Defender, como lo han hecho heroicamente los pueblos ocupados, la tradición que nos dice cuánto de sagrado tiene el hombre. No permitir que se nos desperdicie la gracia de los pequeños momentos de libertad que podemos gozar: una mesa compartida con gente que queremos, una caminata entre los árboles, la gratitud de un abrazo. El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria
La resistencia- Sabato-2000




La resistencia

La resistencia es quizas

el ultimo bastion de la humanidad

o quizas la humanidad misma.

Baluarte que antaño era vanguardia,

bohemia y filosofia.

Ahora estas reducida a nada.

La resistencia es la esperanza

el cambio, lo nuevo

Aunque son ideas que preterito

grandes cerebros pénsaron

Polvo de marx, bigotes de Nietzsche.

La resistencia es no dejarse cojer,

no bajarse los pantalones ante el patron

no dejarnos pensar, por los que nos pensaron.

Es joven reveldia en la primavera de la vida

es banderas rojas, es el eterno anhelo

de la destruccion del orden establecido,

la anarquia del sistema.

el existencialismo, el nihilismo

y el retorno hacia la nada.

La resistencia es implacable

no perdona, no tiene aliados

se es o no se es (como dijo el ingles).

Los detractores caen en el camino

muerden el polvo de la carretera

y la brillante rueda del progreso

aplasta sus cabezas.

Resistencia que pretendes cambiarlo todo

a ti acudo, te necesito.

a ti caemos los desesperanzados,

los que no creen en nada.


Los que no elijen.

¿ a donde acuden sino los vagos cuando llueve?

¿ donde hay un asilo para los travestis viejos

¿ donde hay un lugar para los excluidos?

los que perdieron todo, inclusive la esperanza

Cuando el proyecto oficial no nos tiene en cuenta.

Cuando el agua se agota, cuando no hay que comer.

cuando las puertas de las iglesias estan cerradas

solo queda una opcion :

resistir

Resistencia que hoy te juegas en las voletas

y sos minoria y seras fracaso,

en el vertiginoso apice del presente

como siempre...

te doy mi voto

como siempre...

y mi esperanza.





La salvación del hombre, dice Sabato, está en el amor: «el ser humano [...] sólo se salvará si pone su vida en riesgo por el otro hombre, por su prójimo, o su vecino, o el chico abandonado en el frío de la calle. Un acto de arrojo como saltar de la casa en llamas no es un hecho racional, pero no es importante que lo sea, nos salvaremos por los afectos.»